DI NO A LOS PENSAMIENTOS NEGATIVOS

No permitas estos sentimientos ¿Conoces personas aisladas, encerradas en sí mismas? Gente que “no se da” con otros, no abre su corazón y se encierra en su mundo… Tal vez tú eres uno de ellos. Tal vez sientas que nadie aprecia lo que haces o peor aún, que nadie aprecia lo que tú eres. Este sentimiento no viene solo, ha sido puesto en ti por alguna causa, y la mayoría de las veces es porque alguien te ha hecho o dicho algo. Y lo que sucedió fue que lo que hizo y/ o dijo esa persona se quedó dentro de tu corazón, tal vez en un rincón oscuro, tal vez en un lugar de prominencia, pero se quedó allí. Si has dejado que eso se quede allí, por días, meses o años, le estás quitando alegría y color a tu vida! Jesús nos dijo, casi como gritando y enfatizándolo: “¡ Escuchen bien lo que tengo que decirles!: Amen a sus enemigos, y traten bien a quienes los maltraten. A quienes los insulten, respóndanles con buenas palabras. Si alguien los rechaza, oren por esa persona. Si sólo aman a la gente que los ama, no hacen nada extraordinario. ¡Hasta los pecadores hacen eso! Y si sólo tratan bien a la gente que los trata bien, tampoco hacen nada extraordinario. ¡Hasta los pecadores hacen eso!” Lucas 6: 27-28 y 32-33 (TLA) Cuando permites que un insulto o mala actitud hacia ti se quede dentro tuyo, estás viviendo bajo la maldición del enemigo. Estás dejando que él use eso para minimizarte y hasta a veces querer vengarte.

 Cuando vives con el deseo de que algo malo le pase a la persona que te hirió, vives como el diablo quiere y bajo su maldición. La venganza es del Señor y él hará justicia a SU tiempo. Perdona al que te ofendió, suelta al que te hirió, haz lo que Jesús hizo por ti: se olvidó de tus pecados, los borró y NUNCA MÁS los traerá a memoria. Sé que no es fácil hacer esto, pero cuando lo hagas no sólo vivirás mejor, estarás más alegre, te será más fácil enfocarte en las cosas importantes de tu vida y te aseguro que si estabas enfermo te sanarás! Es la bendición del perdón. Pruébalo…

ama

 

 

 

YO IRÉ DELANTE DE TI

bronce

Isaías 45:2

“Yo iré delante de ti, y enderezaré los lugares torcidos; quebrantaré puertas de bronce, y cerrojos de hierro haré pedazos.”
Esto estaba dirigido a Ciro; pero es para siempre la herencia de todos los propios siervos espirituales del Señor. Sólo hemos de seguir adelante por fe, y nuestro camino será allanado para nosotros. Las torceduras y las curvas de la astucia humana y de la sutileza satánica serán enderezadas para nosotros; no necesitaremos pisar sus tortuosos reco   vecos.

Las puertas de bronce serán quebrantadas, y los cerrojos de hierro que las aseguran serán hechos pedazos. No necesitaremos arietes ni barras de hierro: el propio Señor hará lo imposible por nosotros, y lo inesperado será un hecho.
No hemos de quedarnos paralizados, sumidos en un miedo cobarde. Hemos de esforzarnos en el sendero del deber, pues el Señor lo ha dicho: “Yo iré delante de ti”. No nos corresponde a nosotros razonar por qué; nuestra responsabilidad es atrevernos y proseguir adelante. Es la obra del Señor, y Él nos habilitará para llevarla a cabo: todos los impedimentos habrán de ceder delante de Él. ¿Acaso no ha dicho: “Quebrantaré puertas de bronce”? ¿Qué cosa podría obstaculizar Su propósito o frustrar Sus decretos? Aquellos que sirven a Dios tienen infinitos recursos. El camino está allanado para la fe aunque esté trancado para la fuerza humana. Cuando Jehová dice: “Yo haré”, como lo hace dos veces en esta promesa, no nos atrevemos a dudar.
Por Charles Spurgeon

 

Promesas que cada conyuge debería hacer

download

1. Prometo escuchar.
Toda relación se construye en base a la comunicación, que debe fluir ser en dos sentidos. Si deseas que tu voz sea escuchada, primero debes aprender a oír a tu pareja. Cada persona debe sentirse lo suficientemente cómoda en la relación como para expresar sus sentimientos e ideas. Por tanto, es necesario que cada cual sea lo suficientemente tolerante y abierto de mente como para escuchar y comprender al otro.
 
 
2. Prometo aprender.
La vida entera es un proceso de aprendizaje, una relación de pareja lo es aún más. Para que una relación funcione es necesario que cada cual se comprometa con el cambio. Es probable que ambos deban aprender mucho del otro y, sobre todo, deberán aprender de sus errores, para no volver a cometerlos, porque en una pareja no hay nada más frustrante que ver cómo la otra persona comete una y otra vez las mismas equivocaciones, solo porque no está dispuesta a cambiar. 
 
 
3. Prometo dejarte ser quien eres.
Uno de los principales problemas en las relaciones de pareja es que cada cual desea cambiar al otro. A menudo tenemos expectativas irreales y esperamos que nuestra pareja cambie solo para satisfacernos. De hecho, es probable que esas cosas que en un momento nos atrajeron, después las queramos cambiar. Sin embargo, el amor verdadero implica una aceptación incondicional, no intentes cambiar a tu pareja, ámala como es.
 
 
4. Prometo vivir para nosotros.
En la actualidad muchas parejas prácticamente no comparten su vida diaria. Se ven un par de horas al día y llevan vidas separadas. Esta es la estrategia más directa para convertirse en completos desconocidos. Por eso, si quieres que una relación funcione, es necesario que ambos se comprometan a vivir para el otro. No significa que perderán su individualidad sino que tomarán decisiones juntos y harán realmente vida en pareja. Discute tus sueños y objetivos con tu pareja, hazle partícipe de tu vida.
 
 
5. Prometo dejarte crecer.
Una relación de pareja sana y madura es aquella en la que cada uno de sus miembros logra crecer como persona. Si alguien asfixia al otro, le roba su intimidad y espacio, la relación está condenada al fracaso. Es importante respetar el espacio de la otra persona, apoyarla y ayudarle a conseguir sus sueños. Solo cuando dos personas se sienten satisfechas de sí mismas, pueden construir una relación satisfactoria.
 
 
6. Prometo recordar cuan maravilloso/a eres.
Uno de los principales problemas de las parejas es que, con el tiempo, dan por sentado que la otra persona siempre estará allí. De esa forma, comienzan a fijarse en sus errores y defectos. Sin embargo, un excelente ejercicio para mantener viva la llama consiste en sentirse agradecidos por tener a esa persona a nuestro lado, recordando cada día por qué es especial.
 
7. Prometo cuidarte.
No hay nada que una más a una pareja que pasar junta por momentos difíciles. Cuando una persona nos ha apoyado, se crea una conexión emocional muy profunda y difícil de romper. Por eso, asegúrate de estar siempre disponible cuando tu pareja lo necesite. 
 
 
8. Prometo sorprenderte.
La rutina es uno de los peores enemigos de toda pareja. Por eso, es importante que cada miembro se esfuerce por sorprender al otro y mantener vivos los detalles de los primeros tiempos. Piensa en las cosas que le gustan a tu pareja y sorpréndele, hazle saber que es importante para ti y que le amas.
 
 
9. Prometo perdonarte.
El perdón es una de las habilidades esenciales en la pareja. Sin el perdón, los errores se irán acumulando, causarán resentimiento y se convertirán en una bomba de tiempo que explotará antes o después. En una relación de pareja es importante perdonar todo aquello que debe ser perdonado, si ambos desean continuar adelante. Por supuesto, no se trata de someterse al otro, pero si pretendes seguir con la relación, no puedes guardar resentimientos. Caso contrario, es mejor cortar por lo sano la relación. 
 
 
10. Prometo amarte cuando menos te lo merezcas, porque será cuando más lo necesites.
Toda pareja tiene altibajos, es algo normal. Hay veces que una de las personas, presa del estrés o el resentimiento, dice o hace cosas que no debería. Aún así, es importante ser comprensivos y no escapar ante el primer problema. Recuerda que las parejas más felices no son aquellas que no tienen dificultades, sino las que logran vencerlas y salir fortalecidas.

EL IMPACTO DE LAS REDES SOCIALES EN NUESTROS DIAS

redes-sociales-fondo1

Las redes sociales han tenido un gran impacto en nuestros días, puesto que millones de personas las usan, también las diferentes empresas, iglesias, artistas, etc. Pero algo que siempre marcará la diferencia es el uso que le damos. ¿Usamos las redes para destrucción del evangelio o para edificación? Deje que su conciencia le responda a través de este artículo.

 

5 Cosas que debemos cuidar:

1- Las fotos

Cada día las personas suben fotos a las redes sociales, fotos familiares, de los lugares que visitan, ect. Sin embargo, cabe destacar que muchas de esas fotos no le dan la impresión a los demás que se trata de una persona cristiana. ¿Por qué? Pues, muchas de esas fotos, especialmente las mujeres, están vestidas de una manera indecorosa, algunas hasta provocativas. Este caso también se ve en los hombres.

La palabra de Dios nos enseña:

“Porque en otro tiempo erais tinieblas, mas ahora sois luz en el Señor; andad como hijos de luz” . Efesios 4:8

 “Vosotros sois nuestra carta, escrita en nuestros corazones, conocida y leída por todos los hombres”2 Corintios 3:2.

2- Los sentimientos

Es muy típico ver como las personas publican sus emociones y sentimientos por las redes, sus debilidades, su depresión, en fin, buscan publicar sus sentimientos de manera que todos lo sepan, y esto causa daño. Sobre esto la palabra de Dios nos enseña: “¿Sufre alguno entre vosotros? Que haga oración. ¿Está alguno alegre? Que cante alabanzas” Santiago 5:13.

“No existe una mejor persona que Dios para decirle nuestros problemas. El siempre te comprenderá y te encaminará al mejor lugar, Solo El, y nada mas que El, tiene lo que tu necesitas ¿Por qué buscar abrigo donde no te cubrirán? Porque buscar consuelo donde no te lo daran?”

3- Las expresiones

Nuestras expresiones son muy importantes, y debemos de saber como nos vamos a expresar en las redes, pues, nosotros somos un pueblo adquirido por Dios (1Pedro 2:9). Las malas expresiones ( Palabras en doble sentido, groserias, palabras ofensivas, etc.etc) suelen decirlas más  aquellos que son jóvenes y adolescentes pero tambien en los adultos se da el caso,muchas veces usan expresiones fuera de control, como las usan las personas que no han recibido a Cristo como su Salvador. No trato de ser legalista, solo intento decir que hay expresiones que no son de un cristiano. La Biblia dice que de lo que abunda en tu corazon, habla tu boca:

El hombre bueno, del buen tesoro de su corazón saca lo que es bueno; y el hombre malo, del mal tesoro saca lo que es malo; porque de la abundancia del corazón habla su boca”.Lucas 6:45.

4- El tiempo

John Piper dijo:

“Uno de los grandes usos de las redes sociales será demostrar en aquel día que la falta de oración no fue por falta de tiempo.

Muchos cristianos pasan horas en las redes sociales, sin embargo la lectura de la Biblia y su vida de oración estan en ruinas. Las redes sociales pueden edificar para aquello que usted le de buen uso, pero debe de haber un control y balance.

“Por tanto, tened cuidado cómo andáis; no como insensatos, sino como sabios, aprovechando bien el tiempo, porque los días son malos. Así pues, no seáis necios, sino entended cuál es la voluntad del Señor.…”. Efesios 5:15-17

5- Oración

La Biblia nos enseña sobre la oración en Mateo 6:5-8

 Y cuando oréis, no seáis como los hipócritas; porque a ellos les gusta ponerse en pie y orar en las sinagogas y en las esquinas de las calles, para ser vistos por los hombres. En verdad os digo que ya han recibido su recompensa. Pero tú, cuando ores, entra en tu aposento, y cuando hayas cerrado la puerta, ora a tu Padre que está en secreto, y tu Padre, que ve en lo secreto, te recompensará. Y al orar, no uséis repeticiones sin sentido, como los gentiles, porque ellos se imaginan que serán oídos por su palabrería.  Por tanto, no os hagáis semejantes a ellos; porque vuestro Padre sabe lo que necesitáis antes que vosotros le pidáis.

Muchas personas viven orando en las redes sociales como si Dios tambien tuviera. No seamos como los hipócritas, que hacen todo en publico para parecer generoso frente a los demás, cuando en realidad no oran en ningun otro lado!.

Manten las Emociones bajo control

Como mantener las emociones bajo control?

Aqui hay algunos consejos que pueden ayudarnos:CUÁNTO-NOS-CONTROLAN-LAS-EMOCIONES-2

  1. Nuestras emociones forman parte de un todo en nuestro ser junto con nuestros pensamientos, sentimientos etc. Por eso, Dios nos exhorta a guardar nuestro corazón “Sobre toda cosa guardada, guarda tu corazón; porque de él mana la vida”, Proverbios 4:23. Guardar nuestro corazón no es esconderlo, sino llenarlo y protegerlo con la Palabra de Dios y nuestra obediencia a ella.
  2. Cuando un intérprete de la ley le preguntó a Jesús cuál era el gran mandamiento de la ley, Jesús le contestó: “Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, y con toda tu alma, y con toda tu mente”. Mateo 22:37. Aquí vemos que cuando adoramos y alabamos a Dios, todo nuestro ser está envuelto, incluyendo nuestras emociones. Lo triste y peligroso es cuando nos dejamos llevar solamente por ellas, y dejamos a un lado nuestra mente y razón. Esto puede traernos consecuencias graves, e incluso muchos han manipulado las emociones de las personas, distorsionando la Palabra de Dios para que hagan lo que su líder espiritual ordene. Necesitamos las emociones, por supuesto, pero con raciocinio. Es decir, controlar el corazón con la razón.
  3. Cuando nuestras emociones nos dicten algo abiertamente contrario a los mandatos de la Palabra de Dios, tenemos que obedecer lo que Dios nos dice sin dudar. Por sinceras y fuertes que sean nuestras emociones, seguirlas a expensas del mandato divino es desobediencia abierta a lo que Dios ya nos ha dejado dicho. “Engañoso es el corazón más que todas las cosas”,  Jeremías 17:9.
  4. Las emociones que no nos llevan a acercarnos más a Dios y hacer su voluntad vienen de la carne y no del Espíritu. Por lo tanto, no debemos vivir según la carne nos dicte, sino según el Espíritu de Dios que mora en nosotros, “ustedes no están en la carne sino en el Espíritu, si en verdad el Espíritu de Dios habita en ustedes”, Romanos 8:9. Debemos hacer morir con Su ayuda las manifestaciones, las emociones y obras de la carne.
  5. El Espíritu mismo nos da el poder para dominar y distinguir si nuestras emociones son de Dios y me ayudan a crecer en mi vida cristiana, o si son de la carne y las tengo que desechar. No está en mis fuerzas, sino en el poder del Espíritu, como Pablo enseñó a Timoteo: “Porque no nos ha dado Dios espíritu de cobardía, sino de poder, de amor y de dominio propio (de disciplina)”, 2 Timoteo 1:7.

Podemos concluir diciendo sí a las emociones que me ayudan a conocer y acercarme más a Dios, pero no dejarnos llevar por ellas, ni que dominen nuestra vida y decisiones. El cristiano solo debe dejarse dominar por la Palabra de Dios y nuestra obediencia a ella.

Estableciendo habitos para crecer espiritualmente

crecerEstableciendo habitos de bendicion.

Busca un momento cada día para  orar o hablar con el Señor. Jeremías 29:11-13 “Porque yo se los  pensamientos que tengo acerca de vosotros, dice Jehová,  pensamientos de paz y no de mal, para daros el fin que esperáis. Entonces me invocareis. Vendréis orareis a mi, y yo os escuchare. Me buscareis y me hallareis, porque me buscareis de todo vuestro corazón”. Mi tiempo de oración es temprano en la mañana.  Así, mi día es ordenado por El. Trato de hablar con el Espíritu Santo todo el día también. Acuérdate que El vive en ti. Has una cita con Dios y guardala. Durante tu cita con El, toma tiempo para solo adorarle y tambien para solo escucharle. Puede ser que El te hable en el momento o mas tarde en El dia. Lo  importante es que siembres el tiempo con El y veras la recompensa.

Lee tu Biblia diariamente

No tienes que leer libros enteros por  horas! Por 10-15 minutos puedes alimentar tu espíritu con la Palabra. Hay muchas maneras de leer la Biblia. Aquí hay algunas ideas:

1.Leerla desde el principio solo un capitulo al día.

2.Estudiar un tema. Por el ejemplo: el amor, la fe, los últimos

días, etc.…

3.Estudiar un libro. Capitulo por capitulo. Carga una Biblia en tu carro o en tu cartera para que cuando te  encuentres esperando en cualquier lugar la saques y la puedas  leer.

“Toda la escritura es inspirada por Dios y útil para enseñar, para redargüir, para corregir, para instruir en justicia, a fin de que  el hombre de Dios sea perfecto, enteramente preparado para  toda buena obra.” 2Timoteo 3:16-17 .

Decide hoy que vas a perdonar.

El perdón no es fácil, no es  agradable algunas veces pero es necesario no solo para agradar a Dios pero también para nuestra salud. Cuando decidimos no perdonar el rencor se mete hasta lo profundo de  nuestros huesos causando enfermedades graves. Cuando decidimos no perdonar corremos el riesgo de no ser perdonadas por Dios. Como perdonar cuando no lo sientes?

1.Ora por la persona que te hirió y ofendió. Bendícela en oración.

2.Dile al Señor que honestamente necesitas Su ayuda para lograrlo. Cuando decidimos no perdonar estamos actuando como si nosotros mismos nunca hemos cometido una ofensa! Vamos a quitarnos las mascaras porque ninguno  es perfecto. Cuando decides obedecer la palabra de Dios en  el área del perdón, cada vez que lo hagas, serás formado más y más a la imagen de Cristo. Tu corazón se llenara del Amor  verdadero que solo puede venir de Dios!

Practicar el ayuno: Cuando ayunamos le mostramos a Dios que él es más importante que nuestros placeres y necesidades humanas–que el es nuestra fuente de fortaleza. Durante un tiempo determinado, una persona deja de comer y en vez dedica tiempo a la oración. Si nunca has ayunado, empieza con solo unas horas al principio de un día y mientras vallas creciendo en tu caminar con Dios, ve aumentando lo que puedas ofrecer. Si eres un veterano consideras un ayuno completo de 24 horas, el ayuno de Daniel o aumenta la frecuencia de tu ayuno.

Asistir a la iglesia : ¿Porque debes de ir a la iglesia? Porque es el propósito de Dios para ti. Jesús fundó la iglesia como una familia para el creyente y como un instrumento para alcanzar al no creyente. Ir a la iglesia nos da la oportunidad de alabar a Dios por todas sus bondades, fortalecernos en la fe, y recibir instrucción a través de la predicación y las lecturas bíblicas. De los siete días de la semana, no debe ser mucho trabajo dedicarle por lo menos uno a Dios.

Llegar a la iglesia temprano: El propósito de ir a la iglesia es adorar a Dios con todo nuestro ser. Lamentablemente, a veces llegamos a la iglesia distraídos por una situación u otra y se nos hace difícil enfocarnos en lo que realmente es importante en ese momento. Si llegas por lo menos 10 minutos temprano, puedes orar y preparar tu espíritu para recibir las bendiciones que Dios tiene para ti. Usa ese tiempo para dedicarle tu adoración y entregarles tus cargas.

Participar de los estudios bíblicos: Diferente al servicio tradicional de los domingos, los estudios bíblicos que se ofrecen durante la semana permiten que levantes la mano si tienes alguna pregunta o si no entiendes algo. En general, estos servicios son más pequeños y más informales y a veces se ofrecen para grupos con intereses similares. Los estudios bíblicos de tu iglesia son de los mejores recursos que tienes disponible para entender la Biblia y los debes de aprovechar.

Compartir las buenas nuevas: La Gran Comisión en Mateo 28 nos manda a compartir el evangelio con los demás. Aunque no acepten tu invitación, trata de invitar a alguien nuevo a tu iglesia cada semana para que escuchen el mensaje de salvación. Si no van, trata de compartir con ellos tu testimonio. No solo estarás cumpliendo con un mandamiento, pero experimentaras el gozo de compartir la buenas nuevas con las personas que están a tu alrededor.

Ser fiel con los diezmos y las ofrendas: El crecimiento espiritual que resulta del dar los diezmos y las ofrendas viene, no porque estás dando dinero ya que las bendiciones no se compran, sino porque lo estás haciendo en acción de gracias y adoración a Dios. Toda está en la actitud del diezmador. La Biblia dice en 2 Corintios 9:7 que Dios ama al dador alegre. Tus diezmos y ofrendas apoyan a los servicios y programas de tu iglesia. Cuando das, le das a Dios.

 

CONSEJERÍA PREMATRIMONIAL

Expectativas irreales acerca del matrimonio

Expectativas irreales acerca del matrimonio

Expectativas irreales acerca del matrimonio
– Pensar que la pasión sexual es amor auténtico.
– Pensar que el romance será el motor del matrimonio.
– Pensar que el matrimonio resolverá mis problemas personales.
– Pensar que desaparecerán las diferencias religiosas.
– Pensar que habrá completo acuerdo en cuanto a cómo administrar el hogar.
– Pensar que la comunicación entre los dos se dará natural y automáticamente.
– Pensar que mi cónyuge siempre me va a defender.
– Pensar que siempre seré la prioridad número uno de mi cónyuge.
– Pensar que puedo cambiar la conducta negativa de mi pareja después de casados.
– Pensar que mi familia política me va a aceptar a mí y a nuestro matrimonio.

Requisitos bíblicos para el matrimonio

Dios diseñó el matrimonio para que fuera una relación comprometida entre un hombre y una mujer—una unión sagrada, santificada y de amor mutuo que durara toda la vida y estableció las siguientes condiciones:

1. Buscar exclusivamente una persona del sexo opuesto para casarse. “Y dijo Jehová Dios: No es bueno que el hombre esté solo; le haré ayuda idónea para él… Y de la costilla que Jehová Dios tomó del hombre, hizo una mujer, y la trajo al hombre”. (Génesis 2:18, 22)

2. Abandonar la dependencia de los padres. “Por tanto, dejará el hombre a su padre y a su madre…” (Génesis 2:24)

3. Unirse con la persona legalmente. “y se unirá a su mujer”. (Génesis 2:24)

4. Vivir juntos y llegar a ser uno en el aspecto sexual. “…y serán una sola carne”. (Génesis 2:24)

5. Amar al cónyuge durante toda la vida. “Por tanto, lo que Dios juntó, no lo separe el hombre”. (Marcos 10:9)

Si este material le ayuda y edifica coloque su Amén y su comentario